Cobra Kai y sus lecciones a nivel de comunicación

Por Alí Rojas, coordinador de comunicación empresarial y manejo de crisis.

Cobra Kai -o Karate Kid para los que recordamos con nostalgia la precuela de los ochenta- es uno de esos fenómenos que demuestran que cada éxito tiene su propio espacio y tiempo. Y analizar su caso puede ofrecernos lecciones útiles desde el punto de vista comunicacional, pues evidencia que una historia bien construida y la identificación correcta de una audiencia son tan determinantes como el canal y el contexto en el que se transmiten.

Recordemos que la serie ya había sido difundida en 2018 y 2019 desde Youtube Premium, pero no ha sido hasta hace algunas semanas que se convirtió en una de las más vista del mundo, monopolizando, a pocas horas de su relanzamiento en Netflix, las discusiones de redes sociales. Basta con escribir en Google Trends el nombre de la franquicia o el de sus protagonistas para comprobar que ni en sus mejores momentos de 2018 y 2019 generó tanto interés mundial. ¿Cómo explicar en términos comunicacionales este renacer si la historia es la misma de hace dos años y su audiencia objetiva probablemente tampoco ha cambiado? Hay otros dos elementos conjugados en este caso que podrían explicarlo: el canal y el contexto.

Canal

El soporte por el que se emite ahora tiene un rol altamente estratégico. Netflix es la plataforma con mayor cantidad de suscriptores en el mundo (más de 180 millones)[1], por encima de HBO GO, Amazon Prime o Apple TV, y es dueña de un robusto segmento de fanáticos de series. Sumado a ello que Netflix ha demostrado tener la particular capacidad de rescatar del olvido a producciones abandonadas incluso por grandes televisoras internacionales. Ya lo hizo antes con The Expanse', 'El sucesor designado', 'Lucifer, entre otros títulos, aunque lo ocurrido con Cobra Kai es emblemático, porque implica la migración de un contenido creado inicialmente para su competencia.

Contexto

Cuando se lanzó la serie en 2018, no se vivía la paralización de producciones audiovisuales de hoy a consecuencia de la COVID-19, la oferta de contenidos de ficción era muy intensa y Youtube parecía aún animado en competir en esta categoría desde su servicio de pago. Este 2020, en cambio, la plataforma de videos ya no apostó por continuar con proyectos de ficción y Netflix, por el contrario, abierta a incorporar en su catálogo productos listos para el consumo con alto potencial de demanda entre sus suscriptores.

Todo ello en medio de un escenario de encierro obligatorio que elevó el consumo de contenidos audiovisuales en los hogares de todo el mundo. En nuestro país, por ejemplo, seis de cada diez peruanos[2] con acceso a internet comenzó a ver más contenidos pagados de streaming, debido a la pandemia, según un reciente estudio TGI Special Pandemic de Kantar IBOPE Media.

Fue así como convergieron, para el éxito de Cobra Kai, elementos que en el campo comunicacional podríamos considerar el mensaje (contenido), la audiencia (suscriptores), el canal (plataforma) y contexto. Mención aparte podemos darle al código o lenguaje, pues, a diferencia de su primera emisión streaming, Cobra Kai posiblemente se doble a más de 30 idiomas si consideramos el alcance geográfico de Netflix, sumado a ellos la expectativa por la llegada de una tercera temporada para el 2021. Es decir, hay campaña para rato.

La gran lección – no de karate necesariamente- que nos puede dejar Cobra Kai a nivel comunicacional es que la flexibilidad resulta clave dentro de una estrategia, en la cual el objetivo no necesariamente se negocia ni modifica, pero sí las acciones para alcanzarlo. Y aunque la serie plantea como filosofía “golpear primero” para ganar, en la vida real los primeros golpes no necesariamente darán los resultados deseados (lo ideal es que sí), y esta franquicia es un claro ejemplo de ello. Así, ser flexibles en comunicación se presenta como una premisa para tener en cuenta a nivel de estrategia, en la que replantear, corregir y fortalecer puntos débiles puede marcar la diferencia entre perder por “walk over” o dar el golpe ganador.

[1] La Tercera ¿Sabias que Netlflix tiene más de 180 millones de suscriptores en el mundo?

[2] Andina ¿Sabias que seis de cada diez peruanos con internet ve contenidos en streaming?

[2] Mercado Negro ¿Sabias que en Perú se ha incrementado el consumo de Netflix un 16% debido a la pandemia?