Fake News: a prepararse para el 2021

Por Gabriel Ortíz de Zevallos, Presidente Ejecutivo, y Armando López, Senior Data Analyst del área de Innovación y Estrategia, de APOYO Comunicación

En el marco de las reformas políticas que se buscan impulsar para lograr mayores niveles de representatividad y eficacia del Estado, un tema que se va a tener que abordar es cómo luchar contra el rol creciente que están teniendo los sistemas organizados de manipulación mediante fake news a través de redes sociales. El reporte del Centro para la Investigación de Propaganda Computacional de la Universidad de Oxford 2018 encuentra evidencia de que ello ya ha ocurrido en 7 países latinoamericanos, sin incluir al Perú. El 2021 nos debería agarrar prevenidos y con los instrumentos para poder desenmascararlos.

1. En Twitter la mentira se repite mucho más que la verdad

En 2017, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT)[1] analizó 126 mil cascadas de rumores ocurridas en Twitter entre 2006 y 2017. Estas fueron calificadas luego por 6 fuentes independientes especializadas en fact-checking (snopes.com; politifact.com; factcheck.org; truthorfiction.com; hoax-slayer.com y urbanlegends.about.com) en noticias ciertas, falsas o mixtas. El grado de coincidencia en este análisis fue de 95% a 98%, por lo que se puede extraer conclusiones sobre cómo se reproducen la mentira y la verdad en esta red social.

Como buen estudio de MIT, las cifras mandan y, en este caso, asustan: las noticias verdaderas tardaron 6 veces más en llegar a 1,500 personas que las fake news, y 20 veces más en llegar a ser retuiteadas en una cadena de 10 niveles de profundidad. Las fake news también obtuvieron mayores niveles de alcance y fueron retuiteadas por más usuarios únicos que las noticias verdaderas en cada nivel de profundidad. Las noticias verdaderas nunca llegaron más allá del décimo nivel de profundidad mientras que las falsas lograron llegar al nivel 19 en el mismo tiempo. Estos resultados responden al estudio hecho para el caso específico de Twitter, pero los factores humanos que las explican están presentes en cualquier otra red social. 

2. La política es la reina de las fake news

El estudio también encontró que las fake news sobre política son las que llegan a más gente y se vuelven más virales que ningún otro tipo de información falsa, incluso neutralizando el efecto de los bots (otro elemento de las fake news) en el proceso de viralización. Aparentemente, esto tiene que ver con el hecho de que las personas tenemos fascinación por lo novedoso, por lo que le prestamos más atención y lo compartimos más, porque creemos que sirve para tomar decisiones. Y es más fácil crear mentiras nuevas que realidades nuevas.

Si ese efecto “natural” se potencia con bots -que son también un componente usual de una estrategia de fake news-, los resultados serán peores, como lo demuestra una última investigación de la Universidad de Oxford sobre diversas campañas políticas[2]

3. Oxford University: crece la tendencia a manipular mediante fake news [3]

En Julio 2018, un estudio sobre propaganda del Instituto de Internet de la Universidad de Oxford encontró evidencia en 48 países de campañas de manipulación organizada a través de redes sociales, en comparación a los 28 casos que había documentado hasta el anterior reporte en 2017. En el caso de América Latina encontró evidencia en 7 países: Argentina, Brasil, Colombia, Cuba, Ecuador, México y Venezuela. El reporte también identificó que, por lo menos, un partido político o agencia gubernamental usó las redes sociales para manipular la opinión pública doméstica, y que en muchos casos hay varios actores que la utilizan. En un 20% de los casos se evidenció el uso de aplicaciones de chat como WhatsApp, Telegram y WeChat, Instagram, Snapchat y ¡hasta Tinder en el Reino Unido! para este propósito. En general, se advirtió un uso más integral de diversas herramientas y plataformas que permiten generar mayor alcance. El estudio señala que, a nivel global, desde 2010, los partidos políticos y gobiernos han gastado más de US$ 500 millones en la investigación, desarrollo e implementación de proyectos de manipulación mediante las redes sociales, aclarando que, si bien en algunos pocos países estos esfuerzos han estado orientados a contratacar extremismos, en su mayoría están dedicados a diseminar noticias falsas y desinformación durante elecciones, crisis militares y desastres humanitarios complejos.

Estrategias de Manipulacion en Redes Sociales - Latam