Una estrategia maestra

Por Giuliana Luján, directora de comunicación y César Soto, redactor creativo senior

En una época en la que las empresas están constantemente buscando la forma de conectarse con las personas, la mejor estrategia es crear un contenido cercano y 100% real.

Por eso, cuando Maestro nos buscó para desarrollar el tercer golpe de su campaña de aniversario, nos detuvimos a observar lo que estaba sucediendo en nuestra sociedad, lo que decían los medios, cómo se estaba desarrollando la marca y, sobre todo, lo que comentaban las personas.

Por un lado, su campaña venía con fuerza y el jingle usado, estaba muy relacionado con una serie de moda, logrando un gran alcance y buenos resultados. Entonces decidimos darle continuidad dándole la vuelta a su campaña comercial y creamos un plan basado en contenido social.

¿Cómo lo hicimos? Cambiamos la letra, por una que hablara sobre lo que veíamos todos los días y que como ciudadanos nos molestaba. Además, para llegar a la mayoría de peruanos, sabíamos que el intérprete debía ser alguien real, alguien tan cercano, como la persona que está a tu lado todos los días en tu trabajo. 

Para ello, se coordinó un casting a nivel nacional, entre todos los trabajadores o asesores de la empresa, para encontrar a la persona que interpretara la nueva letra. La respuesta fue tan buena que 67 colaboradores se grabaron cantando y lo publicaron en su red interna, Workplace, incrementando su interacción en un 300%.

Primer objetivo alcanzado: que los trabajadores de la empresa crean en la idea 

Y para presentar esta letra que hablaba de todo aquello a lo que le debíamos “decir chau”, decidimos convertir a nuestro “Maestro Cantante” en un artista conocido y lo llevamos al programa de imitación y canto más visto del país “Yo Soy”.

Segundo objetivo alcanzado: que los peruanos nos escuchen de una manera natural (no forzada), incluso, graciosa. 

La letra que hablaba de esos temas coyunturales de los que la sociedad estaba pendiente, estuvo presente en distintos medios de prensa, TV y radio. Sin embargo, sabíamos que esta acción tenía para muchísimo más. Por eso, para darle continuidad, invitamos al público a que nos ayudara a co-crear el segundo párrafo de nuestra canción. Para ello, les pedimos que comentaran en las redes sociales de la marca a qué más “le dirían chau” en la sociedad peruana.

Tercer objetivo alcanzado: interacción espontánea

Al final, más allá de los resultados que logramos para nuestro cliente, conseguimos crear un mensaje de valor que empoderó a la sociedad, dándole la oportunidad de expresar lo que sentían y deseaban.

Lección final: si te creen a la interna y a la externa, el público hace suyo el tema.