Home Office: Productividad y salud mental de los colaboradores

Por el equipo de Comunicación Interna de APOYO Comunicación

Trabajar desde casa no es imposible, puede traer grandes resultados, e incluso se vuelve un beneficio corporativo atractivo y valorado en el mercado. Sin embargo; en tiempos de COVID – 19, el escenario es distinto y complicado, la productividad y salud mental de nuestros colaboradores se puede ver amenazada. Nicholas Bloom, investigador en el departamento de Economía de la Universidad de Standford, señala que esto se debe a 4 potentes factores: niños (de tenerlos), espacio, privacidad y elección[1].

¿Cómo mitigar estos riesgos durante esta etapa? 

Acompañándolos: 

La cercanía con el colaborador es fundamental y puede abordarse desde diferentes frentes:

  • Desde gerencia: establecer una frecuencia semanal que permita consolidar y resaltar los esfuerzos que vienen realizándose como empresa en medio de esta coyuntura. Sumado a mensajes clave como agradecimiento y reconocimientos a los colaboradores.
  • Desde los líderes de área: priorizando herramientas digitales como las videoconferencias, las cuales se han vuelto determinantes para seguir impulsando la creatividad y mantener la cercanía e interacción en y entre equipos.
  • Desde recursos humanos: estableciendo un protocolo de seguimiento y monitoreo diario a todos los colaboradores. Una preocupación genuina que conlleve a un involucramiento y orientación familiar.

Garantizándoles seguridad y transparencia:

En una coyuntura de incertidumbre es importante ser transparentes. No debemos generar falsas expectativas ni tampoco exagerar o dramatizar una situación. Los colaboradores valoran un ambiente sincero y mensajes cautos que mitiguen el miedo, la ansiedad e incertidumbre.

En este sentido, es clave establecer espacios de diálogo para compartir inquietudes y alinear expectativas.

Incentivando una participación activa: 

La distancia no debe volverse un impedimento por el cual no podamos ejecutar dinámicas internas con los colaboradores. Cada empresa debe seguir gestionando su cultura, manteniendo vivo el espíritu de su gente, motivándolos, acercándolos e involucrándolos a través de actividades que conecten con los valores de la empresa: desafíos, celebraciones virtuales, agradecimientos y otros rituales culturales adaptados a las plataformas digitales.

Empatizando con los demás

Finalmente, no hay que olvidar colocarse en los zapatos del otro. Es importante poder conectar emocionalmente. La salud emocional es muy importante, por ello, si se puede tener un acompañamiento de un especialista para quienes lo necesiten, sería lo óptimo. Otra opción adicional, es poder implementar un canal exclusivo de soporte emocional, con contenido generado por la misma empresa (y por qué no, por los colaboradores también) que promueva el cursado de tutoriales, webinars o sesiones online que pueda guiarlos en el cuidado de sus emociones.

Nuestro caso, nuestra casa

En APOYO Comunicación, estamos implementando muchos de estos consejos. Por ejemplo, nuestra gerente general, viene incentivando los espacios de diálogo con toda la organización, para contarnos la situación semanal de la consultora, las acciones que el vigente Comité COVID-19 está tomando y resaltar los logros y atributos de cada equipo. Todo esto con la transparencia y el compromiso con su gente que caracteriza a la cultura ACOM.

Otra iniciativa interesante, es que el personal administrativo hace un seguimiento diario a cada colaborador preguntándole por su estado emocional, su salud y la de sus familiares, y si tienen algún problema técnico. Todo esto permite dar soporte específico al momento y/o derivar los casos a la coach que brinda, de manera gratuita, sesiones de salud mental.

El Comité COVID-19 es clave en toda esta gestión, ya que está conformado por colaboradores de diversos equipos que unen esfuerzos, comparten las mejores prácticas y analizan los diagnósticos internos semanales para implementar o ajustar los protocolos de acción y mantenernos un paso adelante.

Conoce más de nuestras iniciativas internas aquí

 


[1] https://news.stanford.edu/2020/03/30/productivity-pitfalls-working-home-age-covid-19/