Debates: Elevados, ma non troppo

“Esta crisis va a ser durísima y nos jugamos no dos, sino siete años de malas noticias. Las angustias del corto plazo opacan que hay mucho más en juego. Tenemos la obligación de ser prudentes y empáticos en lo que hacemos y decidimos”

Para ver la columna completa clic aquí