Lo que aprendí de mi duelo

Por Gabriel Ortiz de Zevallos, presidente ejecutivo de APOYO Comunicación, para el diario Perú21.

Las muertes por COVID-19 son traumáti­cas por muchas razo­nes: sufrimiento y angustia del paciente y su familia, sin despedida que permita resolver temas pendientes y acompañar el proceso; culpa y rabia del entorno fa­miliar sobre cómo se conta­gió, etc. Al duelo, además, se le suma estrés: cómo seguir lidiando con la pandemia, cuándo termina, crisis eco­nómica y hacerse cargo de las labores que deja de hacer quien falleció. A todos, a la corta o a la larga, la muerte nos pega de alma. A pesar de que el túnel oscuro del duelo es un trán­sito obligado, las personas preferimos volverlo un tema tabú, del cual no se habla sino hasta que no te queda otra.

Para leer la nota completa, dale clic aquí