¿Cómo es que los demás no entienden que tengo la razón?

Por Gabriel Ortiz de Zevallos, presidente ejecutivo de APOYO Comunicación, para el diario Perú21.

Que tire la primera piedra el que no lo pensó en las últimas semanas. Se llama sesgo de confirmación y es la tendencia que tenemos las personas a fijarnos en lo que comprueba nuestras creencias y ningunear lo que las contradice. Tiene más de medio siglo de haber sido incorporado a la psicología. Si bien ya lo había tasado Tucidides en Atenas, en época de redes sociales, por las fake news y las burbujas que los algoritmos forman, aislándonos de quienes piensan distinto, viene con esteroides. El sesgo confirmatorio es parte del ADN humano, y está probado que hace perder plata en la bolsa; usar tratamientos médicos ineficaces; más difícil combatir depresiones, hipocondría y fobias; entre muchos otros problemas individuales.

Para leer la nota completa, dale clic aquí