La oscuridad sin rumbo de Sendero Luminoso y sus simpatizantes

Por Gabriel Ortiz de Zevallos, presidente ejecutivo de APOYO Comunicación, para el diario Perú21.

A quien haya vivido la crueldad brutal de Sendero Luminoso y luego leído sobre el culto a la personalidad y la megalomanía de Abimael Guzmán le resulta francamente incomprensible la falta de toma de posición de algunos miembros del gobierno y el peloteo sobre qué hacer con sus restos en la discusión política de esta semana.

Abimael y la cúpula de Sendero Luminoso se sintieron con derecho a causar la muerte de los peruanos más pobres para alimentar sus teorías y egos, ordenando cualquier bestialidad para generar terror: hachazos, niños bomba, etc…

Para leer la nota completa, dale clic aquí