Cuestión de confianza para disolver

Por Gabriel Ortiz de Zevallos, presidente ejecutivo de APOYO Comunicación, para el diario Perú21.

Ángel Páez ha disecado las mentiras de Iber Maraví al Congreso y todo el país al omitir información clave. Dijo que quienes lo incriminaron fueron torturados y por ello se autoinculparon y denunciaran a otros, dando a entender que estas acusaciones no tenían ningún fundamento. No dijo que uno de ellos (Juan Alarcón) denunció, además de a Maraví, a Edith Lagos (fallecida en combate en 1982) y Oreste Urriola Gonzáles, quien formó parte del grupo que puso la bomba en Tarata en 1992. Tampoco dijo que otro (Alfredo Silvera Flores), si bien señaló que se autoinculpó por torturas, murió en 1982 en un ataque terrorista a una hacienda.

Para leer la nota completa, dale clic aquí